EMBLEMA

El escudo de la Agrupacion lleva en el centro una cruz latina, también llamada cruz inmissa, cuyos brazos acaban en hojas de trébol, por lo que también se la conoce como cruz trebolada, además de llamársela, igualmente, cruz de San Lázaro, contorneada por un filo perimetral. Expresa la cruz el suplicio del Mesías, mostrándose como cruz de pasión recordando los sufrimientos y la muerte de Cristo, razón de ser del propio patronazgo de la hermandad, que invoca "de su Divino Titular, en su advocación de Jesús con la Cruz a cuestas". Sus brazos, finalizados en hojas de trébol simbolizan la Trinidad, creencia fundamental del cristianismo tal y como se contiene en el Credo en todas sus formulaciones y profesiones de fe. Fe de los cristianos en un sólo y único Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo, plenamente acorde con el texto que abre la Regla de la Real e Ilustre Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno, y que reza: "En el nombre del Padre, que hizo toda cosa, y de su Divino Hijo de la Virgen Dolorosa y del Espíritu Santo. Amén".

El escudo de la Agrupacion lleva en el centro una cruz latina, también llamada cruz inmissa, cuyos brazos acaban en hojas de trébol, por lo que también se la conoce como cruz trebolada, además de llamársela, igualmente, cruz de San Lázaro, contorneada por un filo perimetral. Expresa la cruz el suplicio del Mesías, mostrándose como cruz de pasión recordando los sufrimientos y la muerte de Cristo, razón de ser del propio patronazgo de la hermandad, que invoca "de su Divino Titular, en su advocación de Jesús con la Cruz a cuestas". Sus brazos, finalizados en hojas de trébol simbolizan la Trinidad, creencia fundamental del cristianismo tal y como se contiene en el Credo en todas sus formulaciones y profesiones de fe. Fe de los cristianos en un sólo y único Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo, plenamente acorde con el texto que abre la Regla de la Real e Ilustre Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno, y que reza: "En el nombre del Padre, que hizo toda cosa, y de su Divino Hijo de la Virgen Dolorosa y del Espíritu Santo. Amén".

 

Por otra parte, como cruz de San Lázaro en sintonía con el propio nombre del discípulo del Señor, hermano de María Magdalena y de Marta, tiene el significado de "ayudado de Dios y vida de penitencia en el día de la salvación", o lo que es lo mismo, "en el día del perdón", pudiéndose decir que cuando el verdadero Sol de Justicia ilumina los pecadores, Dios les está ayudando y auxiliando y confiriéndoles su gracia; y perdonándoles sus pecados en este mundo y asegurándoles la vida eterna en el otro, conforme establece Santiago de la Vorágine.Al mismo tiempo que es enseñanza evidente de la resurrección de Lázaro narrada por San Juan en el capítulo 11 de su Evangelio. "Señor, tu entrañable amigo no se encuentra bien. Jesús, el Salvador del mundo, al recibir este mensaje, hizo este comentario: Esta enfermedad no es de muerte; es algo permitido providencialmente para que se manifieste la gloria de Dios y para que el Hijo de Dios sea glorificado. Más tarde dijo a sus discípulos: Nuestro amigo Lázaro duerme; voy a despertarlo. Cuando ya se acercaba a Betania, saliéronle al encuentro las hermanas de Lázaro y, tras saludarle, dijéronle quejumbrosas y llorando: Señor, si te pasamos aviso de que Lázaro no se encontraba bien hubieses prontamente venido, nuestro hermano no estaría ahora muerto. Jesús se dirigió al lugar donde el difunto había sido enterrado y, a pesar de que llevaba ya cuatro días en el sepulcro, lo resucitó". Y, en suma, cruz como símbolo del cristianismo en cuanto identifica el destino o la muerte de los discípulos con la del maestro, según el mandato de Jesús: cargar con la cruz propia de cada uno y seguirlo (Mt. 10, 33-39).

 

A sendos lados del brazo vertical de la cruz, del stipes, se encuentran las letras J y N, de trazo lobulado y, así mismo, igual a la cruz, contorneadas perimetralmente. Iniciales que se corresponden con el Titular de la Cofradía, Jesús Nazareno y con su imagen representando a Jesús, con la cruz sobre sus hombros, camino del Calvario. Al mismo tiempo que con las del nombre histórico de Cristo o de Jesucristo, o sea, Jesús de Nazareth. O bien como reproducción del comienzo del elogium, sintetizado en el tradicional INRI, del título de la cruz, "Jesús Nazareno, Rey de los Judíos", que se lee VS NAZARENVS RE, en latín y, en griego, NAZAPENYC V, leyendas reproducidas en el estandarte primigenio de la Cofradía a modo de filacterias.

 

Representación, cruz e iniciales, que queda circunscrita por una corona de espinas, símbolo de la Pasión de Cristo, atributo pasionista que celebra el matrimonio del cielo y la tierra virgen. Es el anillo matrimonial entre el Verbo -Hijo del Hombre- y la Tierra, virgen que en todo momento puede ser fecundada. Todo rodeado por "rayos fulgurantes" a modo de resplandor en asociación con la idea de divinidad, que responde a una simbología evidente: Dios es luz. Destellos que conforman el deslumbrante arranque del Evangelio de San Juan: "La vida era la luz de los hombres. La luz luce en las tinieblas, pero las tinieblas no la abrazaron... era la luz verdadera que, viniendo a este mundo, ilumina a todo hombre" (Jn 1, 4-5-9).

 

Timbra el escudo la corona real por concesión regia debida al nombramiento de Hermano Mayor honorario aceptado por el rey Alfonso XIII en 1917. Corona real constituida por un cerco o cintillo de oro cubierto de perlas y piedras preciosas, realzado de ocho florones de forma de hojas de apio levantadas, entre las que se interponen ocho puntas mas bajas rematadas en su punta por perlas, y apoyadas en los florones sendas diademas de oro cargadas de perlas y unidas al centro, cimadas de un globo centrado y cruzado de una cruz de oro.

 

Entronque que mantiene la Cofradía con la Casa Real con el nombramiento también como Hermano Mayor honorario, del Rey de España, S.M.Juan Carlos I, en 1989, siendo Hermano Mayor electo Pedro Ferrández Flores, así mismo, desde 1996, también Hermano Mayor honorario. En este mismo sentido en 1970 se concede el título de Nazareno de Honor al Infante Don Felipe de Borbón y Grecia, y SS.MM. los Reyes de España presiden el Comité de Honor que se constituye, en 1991, para la Coronación Canónica de la Virgen de la Soledad. Con el advenimiento de la Segunda República la Cofradía elimina de su título la denominación de "Real" que sustituye por la de "venerable" y cercena del emblema la corona real. El escudo de la Real e Ilustre Cofradía de N.P. Jesús Nazareno es adoptado como propio, igualmente, por la Agrupación de Nuestro Padre Jesús Nazareno, fundada en 1928, incorporándolo a su tipología en 1957.

Previamente, el escudo de la Agrupación era el que se muestra a continuación, formado por alegorías de la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo, como son la corona de espinas, la escalera, tres clavos y la lanza, rematado todo ello con la cruz descrita anteriormente y las letras J y N en la parte inferior. Este escudo es el que llevan ahora mismo bordadas las capas del Grupo de Acompañamiento del Sudarios (tercio femenino) que procesiona los Lunes y Sábados Santos de cada año, en representación de nuestra Agrupación, así como las de los Guiones de la Cofradía.

 

* Textos extraídos del libro "Signos y simbología en la heráldica de la Semana Santa de Cartagena" de Francisco Mínguez Lasheras, sanjuanista marrajo